English Version Site Map
Universidad de Concepción Gobierno Regional
Centro de Biotecnología confirma liderazgo en investigación sobre biocombustibles
Faltaba Chile. En el mundo, el desarrollo de biocombustibles ha estado presente hace décadas, como en el caso de Brasil. Con los $7.000 millones aprobados el pasado jueves por InnovaChile, los consorcios Bioenercel y Biocomsa, tendrán la tarea de desarrollar investigación que lleve a nuestro país a generar etanol a partir de biomasa lignoceulósica.




Por Fernando Mejías B.

Y el anuncio se hizo realidad. En su mensaje del 21 de mayo, la Presidenta Michelle Bachelet expuso la necesidad de crear un consorcio que produzca biocombustibles de segunda generación, iniciativa que pondría a Chile en carrera por la producción de este valioso recurso energético.

Bioenercel, uno de los consorcios beneficiados por la Convocatoria Nacional de Consorcios Tecnológicos Empresariales de Investigación en Biocombustible, concurso coordinado por InnovaChile, Corfo, cuenta con la participación destacada del Centro de Biotecnología, a través del Dr. Jaime Baeza, coordinador del consorcio, y el Dr. Jaime Rodríguez.

 El equipo de Bioenercel, que recibirá más de $3 mil millones, equivalentes al 58% del costo total del proyecto que asciende a más de $5 mil millones, está conformado por la Universidad de Concepción a través del Centro de Biotecnología, Arauco, CMPC y Masisa, además de Fundación Chile y la Universidad Católica de Valparaíso.

Mirada de futuro

El primer producto esperado del Consorcio Bioenercel es un protocolo de producción de etanol a partir de biomasa lignocelulósica más competitivo que los existentes hasta ahora, de modo que sea conveniente utilizarlo en escala comercial.

“Además de felices, estamos con muchas ganas de desarrollar cuanto antes esta tecnología a escala comercial, aclara el Dr. Jaime Rodríguez, director del Centro de Biotecnología. Es clave que Chile disminuya su dependencia energética, en especial en un escenario de crisis económica y cambio climático, como lo estamos experimentando ahora”.

Las ventajas de producir biocombustibles por residuos forestales, se concentrarían no sólo en la gran industria, sino en todos los propietarios que actualmente poseen plantaciones, y que frente al alza de los combustibles, sumado a la fluctuación de precios de la celulosa, podrían ver en esto una interesante oportunidad de negocio.

“Queremos desarrollar proyectos que impulsen una industria de los biocombustibles en Chile, afirma el Dr. Rodríguez, pero esto es sólo un primer paso. En efecto, el director del CBUdeC aspira de aquí a cinco años a aumentar la inversión en el desarrollo de estas tecnologías.

Combustible 2.0

Los biocombustibles de desechos lignocelulósicos son llamados de “segunda generación”, porque no afectan los precios de los alimentos como los biocombustibles de grano.

 La energía generada a partir de biomasa es una gran oportunidad que combina beneficios energéticos, económicos, ambientales y de desarrollo de los países.

El recurso a la biomasa permitiría reducir en el futuro la presión sobre la extensión de la frontera agrícola, e incluso liberar algunas áreas actualmente dedicadas a cultivos.

El otro consorcio aprobado por InnovaChile fue Biocomsa integrado por Enap Refinería S.A (ERSA), Consorcio Maderero S.A (Comsa) y la Universidad de Chile.
 



Barrio Universitario s/n, Edificio Centro de Biotecnología
Fono: +56 (41) 2203850, Fax: +56 (41) 2207310, E-mail: cbudec@udec.cl