Árboles genéticamente modificados, ¿una realidad cercana?

En el último año ha habido mucha discusión acerca del uso y la utilidad de los árboles genéticamente modificados (GM) para el área forestal. Actualmente existen diversos grupos enfocados a la investigación en este ámbito, quienes han empleado características tradicionales, ya utilizadas en el sector agrícola, como resistencia a herbicidas, genes marcadores, y han incursionado en nuevas características de interés forestal como aquellas relacionadas con la calidad de la madera (genes en la vía de biosíntesis de la lignina) y esterilidad en árboles.

Para la industria de pulpa y papel el principal interés es obtener árboles (por vía tradicional o bien por GM) que tengan una mayor cantidad de celulosa y menor contenido de lignina o que ésta pueda ser removida más fácilmente. Existen algunos ejemplos, el primero es el trabajo del Dr. Vincent Chiang, (North Carolina State University), quien ha empleado varios genes involucrados en la vía de biosíntesis de la lignina y de la hemicelulosa para transformar álamo.

Los resultados son excelentes, con incrementos de un 30% en celulosa, y menor contenido de lignina y mayor crecimiento y capacidad de enraizamiento. Estos ensayos se han realizado en invernadero y por tiempo limitado (3 años), por lo que aún falta validarlos en ensayos de campo. Por otra parte, el Dr. Woet Boerjan (Universidad de Ghent), en conjunto con otros investigadores franceses han logrado modificar genéticamente el álamo, también empleando genes involucrados en la biosíntesis de la lignina. Estos árboles han sido plantados en ensayos de campo, tanto en Francia como Inglaterra, donde se evaluaron durannte 4 años, dado que en Inglaterra hubo un atentado “anti GM”, lo que provocó la destrucción del estudio.

A pesar de ello, se lograron rescatar algunos datos y se vio que en ambos sitios, algunas líneas GM tenían mejores propiedades pulpables que los árboles no transformados. Sin embargo, la principal pregunta es si estos árboles GM tendrán el mismo comportamiento al término de la rotación (o ciclo de vida completo del árbol)? A su vez, si se estos árboles se evaluaran (ensayos de campo), cuál será el impacto ambiental, ya que permanecerán por largo tiempo en el ambiente?

Hoy en día sólo hay dos ejemplos de árboles GM a escala comercial. Uno de ellos corresponde a la papaya GM (resistencia a virus) y el segundo caso es la liberación de álamo Bt en China, un millón de éstos plantados en el año 2003. Entre los principales obstáculos para la liberación de estos árboles, están la certificación forestal y la percepción pública.

En el primer caso la Forest Stewardship Council (FSC) ha prohibido el uso de cualquier árbol GM, lo que implica que las compañías forestales no emplearán o utilizarán este tipo de investigación, pero si se pudiese desarrollar un “super-árbol”, el escenario probablemente sería distinto. En lo relacionado a la percepción pública, muchos cuestionan el largo tiempo que estará presente el árbol GM en el medio, por lo que existirían riesgos asociados con flujo génico y posible daño a organismos no blancos, y es fácil escuchar “something can go wrong”. Si fuese posible obtener árboles GM estériles, se evitarían estos riesgos, dado que el árbol no produciría polen, pero ya hay contra-argumentos basados en “alterar a la fauna que vive de estos árboles”. Una ventaja adicional de contar con árboles GM estériles es que podrían emplear toda la energía en crecer, lo cual implicaría un menor tiempo de rotación.

Con fecha reciente se ha aprobado realizar ensayos de campo empleando eucalipto GM en Brasil. Estas son plantas provenientes de una empresa biotecnológica norteamericana, la cual ha hecho grandes avances en la transformación de esta especie. A su vez, otra empresa norteamericana se encuentra solicitando permiso para realizar ensayos de campo empleando eucalipto modificado genéticamente con genes que le conferirían una mayor resistencia al frío.

En ambos casos, se está avanzando en la evaluación desde un punto de vista de la bioseguridad y esto implica contar en el corto a mediano plazo con árboles que tendrán mejores características que los no modificados, aumentando el potencial competitivo de estos países en el sector forestal.

Pero qué tan cercanos estamos de tener árboles GM en plantaciones comerciales, a gran escala? Las técnicas de transformación están disponibles, se conocen las principales características que son de interés y en muchos casos ya se han probado diversos genes candidatos. Surge la duda si tenemos el mejor árbol para transformar, ya que a diferencia del sector agrícola, para verificar que existe un buen material de partida que se quiere “mejorar vía GM”, se debe esperar al menos unos 6 hasta 25 años. Y si resolvemos este problema, existen las técnicas de micropropagación adecuadas, para obtener “clones” de estos árboles GM a gran escala?

Dra. Sofía Valenzuela
Investigadora del Centro de Biotecnología
Académica Facultad de Ciencias Forestales
Universidad de Concepción

1 comentario sobre “Árboles genéticamente modificados, ¿una realidad cercana?”

  1. Anne Laure dijo:

    Hola. Gran trabajo. No me esperaba esto en un mircoles. Esta es una gran historia. Gracias!

Deje un comentario